Así se prepara Mr.B para ser el mejor anfitrión canino

Sawyer, un perro que trabajó al servicio de la unidad antidroga, es su mentor y mejor amigo.

“Ellos son felices sabiendo que sus dueños lo son. Ése es el auténtico lujo para ellos” Estas son las palabras de David Ramos, el entrenador de nuestro can, quien desde hace un tiempo dirige, junto su socio Enrique, una empresa dedicada a la educación de perros y sus dueños. 

“En realidad, no corregimos a los perros, sino a sus dueños. Les ayudamos a entenderlos porque ellos ya nos entienden muy bien a nosotros. Se han dedicado a observarnos durante siglos, desde el momento en que, algunos lobos, decidieron quedarse junto al hombre para acompañarlo en su camino. Por eso los amamos tanto, porque nosotros somos su decisión. Ellos, en un momento de la historia, uno que lo cambió todo aunque éste no sale en los libros que todos estudiamos, nos escogieron. Y desde entonces, esa elección se ha mantenido férrea, inquebrantable. No se ha debilitado ni un ápice. Siempre a nuestro lado. Pase lo que pase. Venciendo sus miedos sólo por aliviar nuestro dolor. ¿Cómo no vamos a quererlos? Indiana Mallorca tiene una misión: concienciar a la sociedad de la importancia de entender a nuestros fieles amigos para devolverles una pequeña parte de todo lo que ellos han hecho por nosotros. Deberíamos quererlos y respetarlos tanto como ellos quieren y respetan a sus dueños”

Los ojos de David hablan más que sus palabras, como suele pasar cuando, quien las pronuncia no es la boca, sino el corazón. Y su mirada derrocha nobleza mientras la pasión titila en sus pupilas encendiendo la devoción auténtica cuando habla de su historia. Pero, su historia, la cuenta mejor su compañero de equipo. Se llama Sawyer, tiene cuatro patas, un poderoso pelaje brillante de infinitas tonalidades caramelo y caoba. Pero, lo más hermoso de este precioso perro, mezcla de pastor alemán y pastor belga, es que su rostro escribe una lección vida que nos resulta familiar. Una grieta, como las que recorren las paredes de Can Bordoy, permanece inalterable en su mirada. Sawyer perdió su ojo izquierdo durante un entrenamiento para la unidad antidroga de la policia, en la que participó durante muchos años.

“Él me ha demostrado que no necesitamos los ojos para ver. Se ve mejor con la intuición y con el corazón”, dice David cuando se le pregunta por la heroica labor de su perro, que ahora le ayuda en Indiana Mallorca a que otros perros, y sus dueños, tengan una mejor relación. 

La familia de Can Bordoy sabe que Mr.B no puede estar en mejores manos (y patas, claro) y trabajaremos, junto con Indiana Mallorca, para que nuestra Gran Casa, sea el lugar de la buena convivencia entre dueños y perros, quienes no sólo cuentan con un kit de alojamiento de lujo, sino con el amor que profesamos por estos heroes de cuatro patas que saben mejor que nadie, que son las grietas las que encierran las mejores historias de superación.

Sigue el entrenamiento de Mr.B a través de nuestras redes sociales y lee aventuras de Mr. B en nuestro blog… ¡Permanece atento!

Print Email
We use cookies to deliver you the best experience. By browsing our website you agree to our use of cookies. Learn More